Suena la Campana

No hubo grandes incendios en ese entonces, pero las condiciones del cuerpo de Bomberos iban mejorando poco a poco. A más del camión pintado de rojo al que se adaptó una campana que serví­a como alarma, en 1945 se contó con una primera autobomba. Se instaló la primera sirena de alta potencia en el colegio la Salle en San Blas, y era través de ella que se informaba a los Bomberos cuando habí­a un incendio en la ciudad.

En cuanto a los aspirantes, los primeros meses de instrucción fueron tristes, pues no contaban con un sueldo económico ni vestimenta. El Subteniente Jarrí­n les solicitó que se presentaran con pantalón caqui, zapatos amarillos y camisa blanca. Cierto dí­a de instrucción, llevó al personal a bañarse en las piscinas del Sena en el sur de Quito. De allí­ los condujo hasta luna fábrica textil del sector y de propiedad de Gonzalo Artigas, quien al ver al grupo preguntó quiénes eran. Ángel Jarrí­n le respondió que era el personal que iba a formar el primer Cuerpo de Bomberos de Quito. La pregunta fue ¿Cómo, no tienen uniformes?, por lo que se sorprendió. No señor, porque no hay dinero, fue la respuesta de Jarrín.

Entonces el señor Artigas donó 70 piezas de tela. Un sastre de apellido Carrillo que trabajaba los uniformes para el Cuerpo de Carabineros de Quito, fue quien confeccionó 40 ternos para los primeros Bomberos de Quito: pantalón, camisa y cristina tipo militar de color caqui. El uniforme tení­a un distintivo adicional, el primer sello bordado del Cuerpo de Bomberos con las insignias que hasta ahora se mantienen, un cí­rculo, una escalera y un hacha, elaborado por una monja del Colegio El Buen Pastor.

Formado el Cuerpo de Bomberos y la Banda de Guerra, el Coronel Reinberg, realizó un desfile de presentación ante el Presidente Dr. Velasco Ibarra. Esa fue la primera aparición oficial de Cuerpo de Bomberos de Quito en la ciudad. Desde entonces se contó con el correspondiente presupuesto económico.

El Coronel Reinberg y los demás oficiales también mandaron a elaborar el uniforme caqui, que los distinguiria como Bomberos de Quito. Estos uniformes se usaron hasta el mes de mayo, y en julio de 1944 se empezó a usar las casacas rojas.