Obstrucción aérea

Obstrucción aérea

 

En algunas ocasiones niños y adultos puede presentar una obstrucción de las ví­as aéreas por algún cuerpo extraño que les imposibilite el paso del aire.

 

Dicha obstrucción puede ser completa, en cuyo caso no entra ni sale aire, o bien, incompleta o parcial, en el que el paso de aire aún existe, aunque en muy pequena cantidad.

 

La asfixia se produce cuando un objeto extraño se presenta en la garganta o tráquea, bloqueando el flujo de aire. En los adultos, un pedazo de comida a menudo es el culpable. Los níños pequeños suelen tragar objetos pequeños, se asfixian porque corta el oxí­geno al cerebro, en ese caso se debe administrar los primeros auxilios lo antes posible.

 

El signo universal de asfixia es llevarse las manos a la garganta. Si la persona no da la señal o no dice nada, busque estas indicaciones:

  • Incapacidad para hablar.

  • Dificultad para respirar o respiración ruidosa.

  • Incapacidad para la tos con fuerza.

  • La piel, los labios y las unas de color azul oscuro.

  • Pérdida de la conciencia

Si se produce asfixia, se recomienda primeros auxilios básicos.

 

En primer lugar, dar cinco golpes en la espalda entre los hombros de la persona con el talón de la mano.

 

A continuación, realizar cinco ejes abdominal mediante la Maniobra de Heimlich (Técnica de emergencia para prevenir la asfixia cuando se bloquean las ví­as respiratorias de una persona con un pedazo de alimento u otro objeto).

 

Alternar entre cinco golpes de espalda y abdominal cinco veces hasta que el bloqueo sea desplazado.

 

Si usted es la única ayuda, realice golpes de espalda y abdominal las veces indicadas antes de llamar al número de emergencia 9-1-1 o 1-0-2 en busca de ayuda. Si otra persona está disponible, hacer que esa persona pida ayuda mientras da los primeros auxilios.

MANIOBRA DE HEIMLICH

Se puede utilizar de manera segura tanto en niños como en adultos, pero la mayorí­a de los expertos no la recomiendan para bebés menores de un año. Uno puede llevar a cabo esta maniobra en uno mismo.

  • Para una persona consciente que esté sentada o parada, ubí­quese detrás de ella y coloque los brazos alrededor de su cintura.

  • Coloque el puño, con el pulgar hacia adentro, justo por encima del ombligo de la persona, y agarre el puño firmemente con la otra mano.

  • Hale el puño con fuerza y abruptamente hacia arriba y hacia adentro para aumentar la presión en la ví­a respiratoria por detrás del objeto causante de la obstrucción y forzarlo a salir de la tráquea.

  • Si la persona está consciente y acostada boca arriba, ubí­quese por encima de ella con una pierna a cado lado. Empuje el puño agarrado hacia arriba y hacia adentro en una maniobra similar a la de arriba.